sábado, 26 de junio de 2010

Navantia probó con éxito en el mar los patrulleros Guaiquerí, Yavire y Naiquatá que construye para la Armada venezolana

Cádiz - Navantia acaba de terminar las pruebas de mar en la bahía de Cádiz a los buques patrulleros Guaiquerí (PC-21) Yavire (GC-22) y Naiguatá (GC-23), que construye por encargo de la Armada venezolana. Estas pruebas, que son un paso previo necesario antes de la entrega de las naves a sus propietarios, han incluido aspectos como pruebas de tiro, de viraje o de velocidad, entre otras, según han informado fuentes de la compañía.

El Guaiquerí (PC-21), es el primero, de los cuatro patrulleros del tipo Vigilancia Oceánica que ha sido cambiado dos veces el nombre. Mientras originalmente fue denominado Guaicaipuro, luego fue bautizado como Caribe y ahora ostenta el nombre de Guaiquerí.

Por su parte, el Yavire (GC-22) y el Naiguatá (GC-23), son el segundo y el tercero de los cuatro patrulleros contratados del tipo Vigilancia Litoral, que desplazan más de 1.500 toneladas y tienen una cubierta de vuelo para un helicóptero.

De los tres barcos restantes que quedan por entregar, el Warao (PC-22) y el Yekuana (PC-23) están siendo puestos a flote en estos momentos, mientras que el Kariña (PC-24) se encuentra finalizando su construcción en grada, y será puesto a flote el próximo día 13 de julio.

El Guaicamacuto (GC-21), primero de la serie, fue entregado a la Armada en marzo pasado y ya se encuentra en aguas venezolanas. Finalmente, el Tamanaco (GC-24) está siendo construido en las instalaciones de Diques y Astilleros Nacionales C.A. (Dianca), en Puerto Cabello, estado Carabobo.

Los Patrulleros de Vigilancia Oceánica en prueba tienen 98,90 metros de eslora y capacidad para desplazar 2.200 toneladas y para alcanzar una velocidad máxima de 25 nudos. Podrán desempeñar diferentes misiones como vigilancia y protección de la zona económica exclusiva, protección del tráfico marítimo, defensa de intereses estratégicos, operaciones de búsqueda y salvamento, auxilio a otras unidades y humanitarias, control de contaminación marina, persecución del contrabando, tráfico de drogas e inmigración ilegal, vigilancia y obtención de información de inteligencia operativa o medioambiental, defensa de superficie, y guerra electrónica pasiva.

El contrato de los cuatro patrulleros y de los cuatro buques de vigilancia del litoral, cuya construcción supondrá en total cinco millones de horas de trabajo (1.456.900 para Navantia y 3.580.700 para la industria auxiliar), fue firmado el 28 de noviembre de 2005. La entrega final de todo el lote está prevista para finales de 2011.

Fuente: Infodefensa.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

***Gracias por sus Comentario***